El Marco conceptual de la contabilidad

Primera parte: Marco conceptual de la contabilidad

Cuentas anuales. Una imagen fiel

El Balance, la cuenta de pérdidas y ganancias, el estado de cambios en el patrimonio neto y la memoria son las cuentas anuales de cualquier empresa pequeña o mediana. Estas empresas también pueden añadir el estado de flujos de efectivo a dichas cuentas.

Estas cuentas tienen que ser comprensibles y útiles para aquellos que vayan a darles uso para poder tomar decisiones importantes para la empresa. Se tienen que elaborar siguiendo las normas que se verán en los puntos siguientes con el objetivo de mostrar una imagen fiel del patrimonio, situación financiera y resultados económicos de la empresa.

Requisitos de información que deben tener las cuentas anuales

La información que se incluya en el punto anterior (las cuentas anuales) debe ser relevante y fiable.

  • Relevante: Es la información que ayuda a evaluar hechos pasados, presentes o futuros y que ayuda a entender mejor algunos hechos ya pasados.
  • Fiable: Se dice que la información es fiable cuando las cuentas anuales están libres de errores y de sesgos, es decir, se ha elaborado de forma objetiva lo que permitirá a los usuarios de dicha información contable confiar en ella.

La integridad se deriva de la fiabilidad, que se consigue cuando se incluyen todos los datos necesarios en la toma de decisiones de forma completa. Toda la información facilitada en las cuentas anuales debe ser comparable con la de otros años por motivos evidentes y lo más clara posible, con el objetivo de que los usuarios de dicha información sean capaces de entender dichas cuentas anuales.

Los principios contables

El plan general de contabilidad para pymes se rige por los siguientes principios contables:

  1. Empresa en funcionamiento: Las cuentas anuales de una pyme deben presentarse de acuerdo a la idea de que la empresa va a seguir funcionando en el futuro y no con el valor de cierre o liquidación de la empresa.
  2. Principio de devengo: Cualquier hecho económico o transacción tendrá que registrarse cuando suceda, con independencia de su pago o cobro.
  3. Principio de uniformidad: Cualquier criterio adoptado para la elaboración de las cuentas anuales de las pymes deben mantenerse en el tiempo y aplicarse de forma uniforme. Si estos criterios se modificaran, habría que informar en la memoria expresamente para que quedara constancia de la modificación.
  4. Principio de prudencia: Este principio hace referencia a que se debe ser prudente en las estimación o valoraciones que se realicen en condiciones de incertidumbre. Solamente se valorarán aquellos beneficios que se hayan obtenido hasta la fecha del cierre del ejercicio. Se deberán tener en cuenta todos los riesgos que vengan de años anteriores.  También se tienen que tener en cuenta las amortizaciones o correcciones de valor del deterioro de los activos.
  5. Principio de no compensación: No se podrá compensar las partidas de activo o pasivo o las de ingresos o gastos y se tendrán que valorar de forma separada a menos que una norma diga expresamente lo contrario.
  6. Principio de importancia relativa: Si algún hecho es escasamente importante en términos cualitativos o cuantitativos puede no aplicarse alguno de estos criterios contables.

 

En los casos en los que dos principios contables "choquen", deberá elegirse aquel que contribuya a presentar unas cuentas anuales fácilmente entendibles y que reflejen la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la compañía

Más Sobre Contabilidad

Ayúdanos con tu Voto
¡Compártelo!Share on Facebook36Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Escribe un comentario