Ley de auditoria de cuentas de Julio de 2015

La nueva ley de auditoría de cuentas de julio de 2015 seguro que interesará a los auditores o trabajadores de auditoría de toda España. También es importante conocer la ley de auditoría de cuentas si tienes una empresa, eres un emprendedor o quieres llevar tus cuentas de forma personal. La nueva ley de auditoría de cuentas de julio de 2015 se publicó en el Boletín Oficial de Estado, Ley 22/2015 del 20 de julio. Aunque la ley anterior es de 2011, se ha hecho necesaria una nueva ley de auditoría para adaptarnos al marco europeo.

La nueva ley de auditoría de cuentas es una ley polémica, la verdad sea dicha, ya que ha recibido muchísimas críticas desde que se presentó. Fue aprobada de forma unilateral por el gobierno sin aceptar ninguna de las 137 enmiendas que fueron presentadas.

Las novedades de la nueva ley de auditoría de cuentas

En primer lugar, hay que mencionar el periodo de rotación que marca la nueva norma de auditoría. Obliga a muchas empresas grandes a cambiar los auditores que les hacen sus cuentas anuales. Esto afecta directamente, como estarás pensando, a las grandes auditoras (Deloitte, PwC, E&Y y KPMG). Debido a esto, el periodo de contratación será de diez años, aunque pasado este tiempo se podrá prorrogar durante 4 años más, siempre que el auditor haya sido contratado de forma simultánea a otro para que trabajen de forma continua. El periodo de contratación inicial seguirá siendo de tres años.

Una parte importante de la nueva ley de auditores de julio de 2015, es que una vez hayan pasado 5 años desde el contrato inicial, será obligatorio que los auditores principales cambien en su puesto. También tendrán que pasar 3 años hasta que dichos auditores puedan volver a auditar esas mismas cuentas.

El objetivo de la nueva ley de auditores de julio, como puedes ver, es garantizar la independencia de los auditores respecto de las empresas que están auditando. La propia ley añade distintos puntos en los que un auditor no puede prestar servicio a una determinada empresa, tales como la contabilidad, la auditoría interna, la abogacía o el diseño de distintos procedimientos que sirvan para gestionar la empresa. Este hecho es extensivo a la familia del auditor.

Ley de auditoría de cuentas en entidades de interés público.

Cuando se trata de entidades de interés público, que como ya sabes, requieren de una auditoría más controlada y estricta, la ley estipula la emisión de un informe de auditoría más amplio, en el que el auditor también tendrá que presentar un informe anual de transparencia y los de la red auditora por separado.

Pero, ¿qué entendemos por una entidad de interés público? Pues se entiende que es una entidad de crédito, también las aseguradas y las que coticen, incluyéndose aquellas que cotizan en Mercado Alternativo Bursátil o en instituciones de inversión colectiva (también fondos de pensiones).

Infracciones y sanciones de la nueva ley de auditoría de julio de 2015

Si hablamos de infracciones y sanciones, la nueva ley incluye nuevos tipos de infracciones y también se incluyen nuevas normas de publicidad de las distintas sanciones que tengan lugar y su forma de denunciar.

Además de lo ya expuesto, también se establecen los criterios establecidos para la auditoría obligatoria. Aunque no modifican lo dispuesto en la ley anterior, se puede leer:

Sin perjuicio de lo establecido en otras disposiciones, deberán someterse en todo caso a la auditoría de cuentas prevista en el apartado 2 del artículo 1, las entidades, cualquiera que sea su naturaleza jurídica, en las que concurra alguna de las siguientes circunstancias:
(…)
f) Las demás entidades que superen los límites que reglamentariamente fije el Gobierno por Real Decreto. Dichos límites se referirán, al menos, a la cifra de negocios, al importe total del activo según balance y al número anual medio de empleados, y se aplicarán, todos o cada uno de ellos, según lo permita la respectiva naturaleza jurídica de cada sociedad o entidad.
(…).

Lo que nos lleva al Proyecto de Real Decreto de modificación del Reglamento elaborado por el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), que puede traer alguna modificación en este aspecto, aunque es poco probable.

Pero tranquilas pymes, que según la normativa europea, las empresas pequeñas no tienen que ser auditadas a menos que quieran hacerlo.

Puedes ver la ley completa haciendo clic aquí.

Más información interesante

Ayúdanos con tu Voto
¡Compártelo!Share on Facebook16Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn1

Escribe un comentario