Qué es el Ebitda

En finanzas, EBITDA (acrónimo de Earnings before interest, tasas, depreciation and amortization; Beneficios antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) es una medida del beneficio que pretende medir la rentabilidad económica de una empresa con el fin de poner de relieve el beneficio generado por la actividad puramente operativa de ésta.

El EBITDA tiene la ventaja de eliminar el sesgo de la estructura financiera, del entorno fiscal (a través de los impuestos) y de los gastos "ficticios" (amortizaciones). De esta manera, permite obtener una idea clara del rendimiento operativo de las empresas, y comparar de una forma más adecuada como de bien o mal lo hacen las diferentes empresas o sectores en el ámbito puramente operativo. Desde este punto de vista, es un buen indicador de la rentabilidad del negocio.

El EBITDA, es independientemente de las condiciones de financiación (gastos financieros), las restricciones fiscales (impuestos), de la depreciación del utillaje de explotación (amortización) y de la amortización de los gastos ficticios (amortización) . Hay que tener presente que en el sistema contable estadounidense, se distingue conceptualmente entre depreciación y amortización, mientras que en el plan contable español ambos fenómenos se recogen bajo la misma denominación: amortización.

El EBITDA se calcula a partir del estado de resultados o Cuenta de Pérdidas y Ganancias de una empresa. Representa el margen o resultado bruto de explotación de la empresa antes de deducir los intereses, la carga financiera, las amortizaciones y las depreciaciones y el impuesto de sociedades. Este indicador se ha consolidado en los últimos años, como uno de los más utilizados para medir la rentabilidad operativa (porcentaje de EBITDA sobre ventas) de una empresa. Actualmente la prensa económica utiliza el EBITDA como medida de la rentabilidad económica y los efectos de establecer una valoración de las empresas. Este es un indicador desarrollado originalmente en los Estados Unidos. No es un indicador estándar que equivale a decir que el contenido puede variar de una compañía a otra. También se le conoce como OIBDA (operating income before depreciation and amortization, beneficio de la actividad antes de amortizaciones y provisiones).

Si al EBITDA se le restan las depreciaciones y las amortizaciones, se obtiene el EBIT (Earnings before Interest and Tasas; BAII: Beneficios antes de intereses e impuestos). En general aparece en las cuentas como Operating Profit (Beneficio operativo).

Método de cálculo
A partir de una cuenta de resultados, se puede calcular el EBITDA de dos maneras:

- Restando a los productos los gastos de explotación excepto los gastos excluidos (intereses, impuestos, dotaciones a las amortizaciones y provisiones);
- Añadiendo al resultado neto los gastos excluidos.

Ejemplo de cálculo del EBITDA a partir de la cuenta de resultados siguiente:

Cifra de negocio = 1000
Compras = 400
Otros gastos externos = 100
Gastos de personal = 200
Intereses = 20
Impuestos = 30
Amortizaciones = 50
Resultado neto = 20
Método sustractivo, partiendo de la cifra de negocios:
EBITDA = Cifra de negocios - Compras - Otros gastos externos - Gastos de personal
O sea: EBITDA = 1000 - 400 - 100 a 200 = 300
Método aditivo, partiendo del resultado neto:
EBITDA = Resultado neto + Intereses + Impuestos + Amortizaciones
O sea: EBITDA = 200 + 20 + 30 + 50 = 300

El EBIT es igual al EBITDA menos las amortizaciones:

EBIT = 300-50 = 250

Uso para las transacciones financieras

El concepto de EBITDA ha sido un éxito cada vez mayor cuando las empresas han hecho, en los años 90, muchas adquisiciones financiadas con deuda. Estas empresas han estimado que el EBITDA dio una imagen más fiable de su actividad operativa, y es por eso que este indicador aparece en sus estados financieros. El resultado medido por el EBITDA no incluye el coste de la deuda, o la depreciación del Fondo de comercio, importante cuando la adquisición se paga cara. Es, pues, normal ver EBITDA significativamente mayores que los ingresos netos. El EBIT también se utiliza en el cálculo de ratios financieros, pero el EBITDA es mucho más utilizado para la valoración adicional que aporta a la actividad de la empresa.

Convirtió tan popular, que el EBITDA fue utilizado de forma improvisada como punto de referencia para valorar los negocios "Internet", ya que no generaban beneficios netos. Esto llevó a algunas exageraciones bursátiles que fueron la causa del Crack que se produjo en abril de 2000. En cualquier caso, el EBITDA se puede utilizar para comparar resultados, ya sea entre empresas (análisis horizontal) o entre la misma empresa en diferentes periodos (análisis vertical), ya sea dividiendo dicho término entre la inversión realizada o entre las ventas efectuadas durante un periodo.

Es importante tener en cuenta que el EBITDA no refleja el flujo de caja del negocio, ya que no incluye la variación del capital de trabajo o de inversiones en activo fijo.

Más Información Contable

Ayúdanos con tu Voto
¡Compártelo!Share on Facebook27Share on Google+5Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn2

Un comentario

  1. ricardo quintero

Escribe un comentario