Saltar al contenido

Diferencia entre coste y gasto

En este artículo (algo más teórico) voy a tratar un tema que no siempre resulta fácil de discernir. Se trata de la diferencia entre coste y gasto.

El coste (también llamado costo) y el gasto tienen connotaciones diferentes, que a continuación vamos a separar conforme a sus diferencias.

Lo que conocemos como gasto nace en la contabilidad financiera y está relacionado con el caudal financiero y real de cualquier empresa. El gasto aparece en realidad cuando llega el momento de la obligación del pago (puede ser en dinero o no). Por lo tanto, un gasto se da cuando la empresa consume un activo para obtener una contraprestación a cambio (si no hay contraprestación la empresa tendrá una pérdida).

Por su parte, el coste o costo está más relacionado con la contabilidad de costes. Para que aparezca, es necesario que aparezca en la empresa el consumo de un recurso. La obligación de que se efectúe el pago no tiene importancia en la aparición de un coste.

Diferencia entre costo y gasto

A continuación, intentamos sacar algunas diferencias entre estos dos conceptos contables a partir de las definiciones anteriores.

  • El coste aparece cuando en la empresa queremos fabricar un producto por ejemplo. Cuando pasamos hablar de gasto, es la erogación en la que incurre la empresa cuando tiene que repartirlo, gestionarlo, al fin y al cabo, ponerlo en venta.

Veamos un ejemplo para aclararnos mejor:

Tenemos una empresa que fabrica auriculares para móviles. Cada auricular tiene algo de hierro y necesita de varios técnicos para fabricarlos. Además, esos operarios utilizan máquinas que funcionan con electricidad. Además, se necesitan las cajas para embalarlos. Hasta este punto, podemos considerarlos costes.

Estamos en el momento en el que los auriculares están fabricados, metidos en su caja y almacenados (ya están preparados para comercializarse). A partir de este momento, todo lo que venga será considerado como un gasto.

Son ejemplos claros el transporte, llamadas telefónicas, lo que le paguemos a los vendedores, abogados, etc. Todo se considerará como gasto.

Aunque se trata de un ejemplo de diferencia entre costes y gastos sencillo, creo que resume bastante bien la idea.

Otra diferencia clara entre costos y gastos es la siguiente:

En este ejemplo, todo aquello que es un coste se encuentra en los auriculares, se decir, el hierro, las hora de trabajo y la energía consumida en hacerlos (todos se pueden cuantificar debidamente).

Lo que nos cobra el vendedor no está incluido en los auriculares (evidentemente), ya que se producen después de su fabricación, además de que estás personas no han participado en la fabricación de los auriculares (por lo que no imputaremos lo que cuestan a dichos auriculares)

Espero que hayan quedado claras las diferencias entre los gastos y los costes, y si queda alguna duda, siempre podéis dejar un comentario.

¡También me ayudaría mucho que compartierais este artículo en redes sociales o con alguien a quien le pueda interesar!

Más Información sobre Contabilidad